Memoria, procesamiento y retención de la información

0

Memoria neuropsicologia

Las teorías cognitivas modernas exploran los fenómenos básicos de la inteligencia como la percepción, el aprendizaje y la memoria, relacionándolos con los mecanismos de la informática. Según el enfoque actual, son tres los procesos básicos de la memoria: codificación de la información, almacenamiento y recuperación. La codificación es el proceso por el que la forma física de la información de entrada se transforma en una representación interna. El almacenamiento, por su parte, es la fijación de la representación interna a través del establecimiento de relaciones entre ella y las demás representaciones que el individuo posee. Si esas relaciones se destruyen, se produce el olvido. El proceso de recuperación permite usar la información almacenada en el momento preciso.

En cuanto al almacenamiento de la información, se señalan tres tipos diferentes: sensorial, memoria a corto plazo y memoria a largo plazo. De esta manera, el sujeto usa estrategias, desde las más simples hasta las más complejas y organizadas, para representar y recuperar la información que recibe. Esas técnicas desarrolladas varían según el tipo de información y la función con la que se propone usar dicha información.

Desde esta perspectiva, los procesos de memoria adquieren un carácter dinámico y activo, por lo que el sistema aprende por la interacción con el medio y no por el establecimiento de conexiones entre estímulos y respuestas, como en la teoría conductista. La estructura interna utilizada para organizar la información está cambiando continuamente y es reconfigurada en función de cada nueva experiencia. Durante la vida de las personas, se modifica la forma de la codificación de los datos y aumenta gradualmente el número de conceptos de los cuales se parte, así como de los vínculos que se crean entre distintas unidades de información. Las estrategias son semejantes en todos los individuos, aunque el resultado difiere en según las diferentes capacidades y circunstancias.

Los estudios psicológicos sobre la memoria puede tener aplicaciones inmediatas en el desarrollo y fortalecimiento de la capacidad de memorizar. La mayoría de técnicas mnemotécnicas (de memorización) se basan en la rápida transferencia de la información contenida en la memoria a corto plazo para la memoria a largo plazo, mediante el uso de códigos que facilitan la retención de información. Algunas de las reglas más utilizadas consisten en la agrupación de los diferentes elementos que componen la información, encontrando reglas simples por el que ordenar una secuencia de elementos, organizar jerárquicamente la información que debemos ahorrar, establecer una correlación entre los elementos que proporcionan el aprendizaje y otros ya conocidos, entre otros. De todos modos, ninguna de estas técnicas puede poner remedio a las situaciones de origen patológico, sino que se benefician de una memoria normal.

0
Redacción
Comentarios